Sign In
Áreas terapéuticas
Skip Navigation LinksSanten > Spain > Áreas terapéuticas > Infección
Contacto
En Santen estaremos encantados de responder a sus dudas y conocer sus opiniones.

Infección (Conjuntivitis infecciosa)

​Si uno o sus dos ojos están enrojecidos, con lagrimeo, le escuecen, le pican, supuran o si tiene sensación de cuerpo extraño, es posible que sufra una infección ocular.

¿Qué es...?

Una infección ocular es un trastorno de los ojos causado por agentes bacterianos, víricos o fúngicos. A continuación hablaremos del caso específico de la conjuntivitis, más específicamente la conjuntivitis infecciosa.

 

La conjuntivitis es una infección de la conjuntiva (un tejido fino y transparente que cubre el blanco de los ojos y el interior de los párpados). A menudo está causada por una infección, bacteriana o vírica, por una reacción alérgica o, en ocasiones, por un cuerpo extraño en el ojo.

 

Habitualmente afecta a ambos ojos a la vez, pero también puede afectar solamente a uno de ellos. Normalmente, la conjuntivitis no resulta muy dolorosa.

Causas

La conjuntivitis infecciosa puede estar causada por bacterias como los estafilococos, los estreptococos, los neumococos y, especialmente en el caso de los niños, por bacterias pertenecientes al grupo Haemophilus. Los virus también suelen ser causantes de conjuntivitis infecciosa.

Diagnóstico

Consulte a su oftalmólogo, quien le explorará y podrá diagnosticar una conjuntivitis infecciosa a partir de sus síntomas y su aspecto. Al examinarle el ojo mediante una lámpara de hendidura, el médico podrá detectar un enrojecimiento de la conjuntiva (la parte blanca del ojo está enrojecida, con más intensidad en los bordes que en la zona central) y la presencia de secreciones purulentas de color blancuzco o amarillento. Una lámpara de hendidura es un instrumento que permite examinar el ojo con un gran aumento. Si la enfermedad se mantiene durante mucho tiempo, es posible que también se analicen muestras de las secreciones infectadas para identificar el organismo infeccioso. Generalmente no se realizan análisis de sangre para diagnosticar las inflamaciones oculares.

 

La conjuntivitis alérgica puede confundirse en ocasiones con la conjuntivitis infecciosa. La conjuntivitis alérgica causa menos secreciones (estas son por lo general transparentes y elásticas) y los síntomas suelen durar más tiempo. 

Tratamiento

Solamente un médico podrá recomendar el tratamiento adecuado, pero todas las personas afectadas por la conjuntivitis deberían seguir una regla sencilla: ¡no se toque ni frote los ojos!

 

Las infecciones oculares causadas por bacterias suelen tratarse con antibióticos (tópicos, es decir, locales), más específicamente, con colirios y pomadas de antibióticos, habitualmente durante un periodo de 3-5 días. En caso de que la infección no desaparezca durante este periodo, debe volver a consultar a su oftalmólogo.