Sign In
Áreas terapéuticas
Skip Navigation LinksSanten > Spain > Áreas terapéuticas > Xeroftalmía
Contacto
En Santen estaremos encantados de responder a sus dudas y conocer sus opiniones.

Xeroftalmía (Síndrome de Ojo Seco)

​Si tiene los ojos enrojecidos, le escuecen o tiene sensación de cuerpo extraño y picor en los ojos, esto podría ser un signo de xeroftalmía. También es posible que sufra sensibilidad o cansancio en los ojos y que incluso le duelan. En ocasiones puede producirse lagrimeo, una producción reflexiva de lágrimas asociada a la irritación de los ojos. También es posible que sufra visión borrosa.

 

Los síntomas de xeroftalmía son más frecuentes en mujeres y ancianos. Se calcula que más del 15 % de las personas mayores de 55 años sufren algún tipo de xeroftalmía.

¿Qué es...?

La xeroftalmía (también conocida como queratoconjuntivitis seca u ojo seco) se produce cuando existe un trastorno de la película lagrimal que generalmente mantiene el ojo húmedo y lubricado: deja de producirse una cantidad suficiente de líquido lagrimal, disminuye su calidad o bien se evapora de manera excepcional.

 

Cuando se produce una cantidad insuficiente de líquido lagrimal, el motivo subyacente suele ser una disfunción de la glándula lagrimal (una glándula que produce lágrimas y que se encuentra en la órbita ocular, en la cara externa de la parte superior del ojo). El aumento de la evaporación del líquido lagrimal puede deberse a distintas causas, como enfermedades de las glándulas meibomianas (situadas en el borde de los párpados), trastornos de la apertura del párpado, una baja tasa de parpadeo, etc.

Película lagrimal

La película lagrimal mantiene el ojo húmedo, limpia la superficie ocular y ofrece protección frene a lesiones e infecciones. Se distribuye de manera uniforme mediante el parpadeo, que se produce cada 5-10 segundos. La película lagrimal está formada por tres capas distintas, cada una de las cuales tiene su finalidad:

  • capa lipídica (oleosa)

  • capa acuosa, que representa hasta el 90 % del volumen de la película lagrimal

  • capa mucosa, que reviste la superficie de la córnea.

Capa lipídica

La capa lipídica (oleosa), producida por las glándulas meibomianas, forma la superficie más externa de la película lagrimal. Su principal función es la protección de la capa acuosa frente a la evaporación. También impide el vertido de las lágrimas fuera del ojo y estabiliza la película lagrimal.

 

Capa acuosa

La capa acuosa forma la mayoría de lo que generalmente consideramos como lágrimas. Las glándulas lagrimales son las encargadas de producir esta capa. Suministra al epitelio corneal nutrientes y oxígeno atmosférico, y además tienen efectos antibacterianos. Por otra parte, limpia la superficie ocular al retirar los desechos y las bacterias.

 

Capa mucosa

Esta capa interna de la película lagrimal está formada por las secreciones mucosas de la conjuntiva. Disminuye de manera significativa la tensión superficial. Además, permite extender de forma sencilla y uniforme la capa acuosa sobre la córnea, lo cual es importante para obtener una imagen nítida en el ojo.

Factores de riesgo

La xeroftalmía tiene varias causas, como por ejemplo:

  • Cambios asociados a la edad en la producción y la composición del líquido lagrimal.

  • Determinadas enfermedades sistémicas, como el síndrome de Sjögren, la artritis reumatoide, la deficiencia de vitamina A, la tiroiditis o la diabetes

  • Determinados medicamentos para tratar la hipertensión arterial, fármacos contra la ansiedad y antipsicóticos, píldoras anticonceptivas, diuréticos y antialérgicos

  • Factores medioambientales, como la sequedad del aire en interiores, el uso de aire acondicionado, el polvo, el entorno eléctrico, el viento, la helada o el calor solar

  • Trabajar con un monitor de ordenador, que a menudo puede causar xeroftalmía por la disminución del parpadeo

  • Utilizar lentes de contacto

  • Cirugía refractiva de la córnea (PRK, LASIK)

Diagnóstico

Acuda a un oftalmólogo para que le realice una exploración. El médico podría aplicar un tinte sobre la superficie de sus ojos para determinar si puede observarse una coloración típica de la córnea. Asimismo, podrá usar la prueba de Schirmer (se coloca una lámina de papel en la cara interior de las pestañas inferiores y se humedece con líquido lagrimal) para medir la producción de lágrimas del ojo. Se concluirá que existe una anomalía en la producción de lágrimas si el resultado se aleja claramente de los valores de referencia.

Tratamiento

El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas de xeroftalmía. La xeroftalmía generalmente se trata con sustitutos de las lágrimas para lubricar la superficie del ojo. A menudo es necesario aplicarlos varias veces al día. Otros tratamientos al margen de los sustitutos lagrimales incluyen la ciclosporina, los oclusores de las vías lagrimales, etc. Si el uso es crónico o frecuente, si usa habitualmente lentes de contacto o si es sensible al conservante empleado en la mayoría de los colirios, debería optar por usar productos sin conservantes.